Clint Eastwood nos presenta a su héroe americano en Richard Jewell

Richard Jewell es la última película del gran Clint Eastwood que lleva ya unas semanas en los cines. A pesar de su buena acogida entre la crítica y el público ha optado a muy pocas categorías en los premios más importantes, más allá de la nominación de Kathy Bates en los Globos de Oro y en los Oscar a mejor actriz secundaria.

Richard Jewell narra la historia verídica de un guardia se seguridad (Paul Walter Hauser) que se ve envuelto en el atentado de los juegos Olímpicos de Atlanta de 1996. En primer lugar fue tomado como un héroe por su rápida actuación que salvó vidas, pero posteriormente fue considerado sospechoso e investigado por el FBI. No desvelo nada, ya que todo esto son hechos conocidos. La verdadera cuestión ver qué tratamiento les da Eastwood en la película.

Richard Jewell consta de dos partes bien diferenciadas. La primera es en la que se nos presenta al personaje: un friki de la seguridad y las armas. El típico fascista republicano. Para suavizar esa imagen Clint Eastwood nos lo presenta además como un bonachón de buen corazón que vive con su adorable madre. Esta primera parte se prolonga hasta el momento del atentado, y lo hace con un ritmo excelente, tenso pero sin aspavientos. Esta es la mejor parte de la película, sin duda.

Sin embargo, cuando pasamos a lo que sería el drama jurídico la película se desinfla sin remedio. Eastwood apuesta por algo que tan buen resultado le dio a Alfred Hitchcock y que debería ser infalible: la trama del acusado inocente. Es inevitable simpatizar con el protagonista, un buen hombre falsamente acusado de un delito que no ha cometido. Pero, ya sea porque conocemos de antemano los hechos históricos, o ya sea porque la historia no da más de sí; el caso es que la película pierde interés según avanza hacia el final.

El juego que nos plantea el director en Richard Jewell es obvio y carece de mucho recorrido. La ironía de que un hombre que confía en el sistema y la policía se vea perseguido y acusado por ese mismo sistema al que admira y del que desea formar parte. Para Eastwood ese es el auténtico héroe americano, a pesar de que el retrato que se nos hace del personaje sea el de un loco de las armas del ala derecha.

Menos justificable es el retrato que hace Clint Eastwood de la periodista Kathy Scruggs interpretada por Olivia Wilde. En la película es una periodista sin escrúpulos dispuesta a todo por una exclusiva. El papel resulta muy exagerado y poco verosímil, y desde luego muy machista. Aunque uno sea ajeno a la polémica, queda claro cuando se ve Richard Jewell que el director se ha pasado con la dramatización de los hechos. Más allá de eso, Olivia Wilde hace un buen trabajo. Una actriz que se ha ganado el respecto como directora tras realizar Súper Empollonas (Booksmart, 2019).

Lo mejor de la película en cuanto a actrices y actores son, por un lado la mencionada Kathy Bates, una gran actriz que aquí realiza un papel secundario con algún momento resaltable y poco más. Y por otro Sam Rockwell en el papel del abogado Watson Bryant, cuya función es dar el contrapunto al apocado protagonista. Rockwell está correcto pero desperdiciado en una trama de tan corto recorrido. Hace poco lo vimos en papeles más interesantes en Jojo Rabbit, Tres Anuncios en las Afueras (2017) o bordando el papel de George W. Bush en El Vicio del Poder (2018).

Richard Jewell es un drama basado en hechos reales para ensalzar a un tipo de héroe americano supongo muy del gusto del republicano Clint Eastwood y para criticar a la vez la corrupción de la policía y, en especial, los medios de comunicación. Pero a pesar de una primera parte que promete mucho, la película se va desinflando hasta un final tan previsible como sin pena ni gloria.

Richard Jewell
5.3 Puntuación total
Pros
- La primera parte
Contras
- Se desinfla al final
- El tratamiento del personaje de la periodista
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Un comentario sobre “Clint Eastwood nos presenta a su héroe americano en Richard Jewell

  • el enero 29, 2020 a las 12:38 pm
    Permalink

    Después de «La mula» esta última, por el momento, película de Eastwood está pasando un poco sin pena ni gloria. Personalmente, la verdad, solo me llama la atención por ser de Eastwood, no por el personaje ni la historia. Así pues, y después de ver tu valoración, la reservo para cuando esté en plataformas de streaming.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box