Las 20 mejores series del siglo XXI (parte 2)

<< Las 20 mejores series del siglo XXI (parte 1)

Con el final de este 2020 nefasto se cierran también las dos primeras décadas del siglo XXI. De aquí a final de año estoy dedicando una serie de post a las veinte mejores series y películas de estos primeros veinte años de siglo. Aquí va la segunda y última parte del ranking de series. Puedes leer la primera aquí.

10. Fargo (2014)

Esta serie televisiva basada en la famosa película de los hermanos Coen dio en el clavo en muchos sentidos. No es solo de que se trate de una excelente producción con unos estupendos actores y actrices protagonistas. Es que su creador, Noah Hawley, supo captar y reproducir a la perfección el espíritu y el sentido del humor de los Coen y de la película original.

Fargo cuenta hasta la actualidad con cuatro temporadas que mantienen la calidad de forma más que honrosa, y la convierten en una de las mejores series de las últimas dos décadas. Podéis leer la crítica de la segunda y tercera aquí y aquí, respectivamente.

Se puede ver en: HBO, Amazon Prime Video y Movistar+

 

9. Godless (2017)

Los últimos meses está dando mucho que hablar la serie Gambito de Dama -que se queda fuera de esta lista por poco-. Lo que mucha gente no sabe es que su creador Scott Frank ya realizó en 2017 otra maravillosa serie para Netflix. Godless es un western de siete episodios de una calidad tremenda, tanto visual como narrativamente.

La miniserie de Frank nos narra las peripecias de un pueblecito llamado La Belle, poblado mayoritariamente por mujeres. Sin dejar en ningún momento las claves del género, Frank sabe trasmitir emoción y tensión, y hasta un punto feminista, de forma magistral. Si os gustó Gambito de Dama no dejéis de ver Godless.

Se puede ver en: Netflix

 

8. Juego de Tronos (2011)

La producción más enorme en cuanto a series de estos últimos veinte años es sin duda Juego de Tronos. Es realmente espectacular. Creo que en eso estaremos todos de acuerdo. Basada en las novelas de Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin, las primeras temporadas rozan la perfección, consiguiendo separar el grano de la paja de los libros de forma excelente.

Si esta serie no está más arriba en la lista es por los problemas que empieza a tener a partir de la mitad y hacia la parte final de su emisión. La obsesión por seguir la trama de los libros -que son infumables- lastró a la que hasta el momento estaba siendo una serie casi perfecta. Cuando la trama de la serie superó a la de los libros publicados, esta se aceleró de forma desproporcionada, desequilibrando por completo el ritmo de la misma. Aún así Juego de Tronos sigue siendo tan buena que merece estar sin duda entre las 10 mejores series del siglo XXI.

Se puede ver en: HBO

 

7. Perdidos (2004)

Perdidos es la serie que lo cambió todo para toda una generación de espectadores. Desde luego que han habido series tan buenas y mejores antes y después con una gran influencia posterior -de algunas hablo aquí mismo-. Pero si alguna anticipó el boom de las series que vivimos actualmente y enganchó a millones de personas en todo el mundo a las peripecias de estos extraños náufragos, esa fue Perdidos.

El final no estuvo a la altura, y supuso una gran decepción para mucha gente. Pero ahora, pasado el tiempo y con cierta perspectiva, podemos decir que no desmerece un desarrollo loco, que engancha desde el primer capítulo, lleno de misterios y de personajes carismáticos.

Se puede ver en: Amazon Prime Video

 

6. Chernobyl (2019)

Si hay una serie que me hizo volver a confiar en la calidad de las producciones de HBO, esa fue Chernobyl. La miniserie narra el accidente de la central nuclear de Chernóbil en 1986 y los sucesos de los días posteriores. La calidad técnica, ambientación, escenografía e interpretaciones son perfectas.

Pero lo más importante de Chernobyl es lo bien que está contada. El guion y la narración son de una fluidez pocas veces vistas. Es imposible no engancharse a esta serie y no vérsela del tirón una vez la empiezas. La única pega es el tufo anticomunista que tiene, y el riesgo de que algún espectador desinformado pueda llegar a pensar que todo lo que se cuenta es la verdad objetiva, y no una dramatización con tintes revisionistas e ideológicos. Pero, por desgracia, ¿qué serie no hace eso hoy día? Por lo demás, perfecta.

Se puede ver en: HBO

 

5.  Twin Peaks: The Return (2017)

David Lynch retomó Twin Peaks y nos regaló esta tercera temporada, ya que la serie original quedó inconclusa por la cancelación de la misma por parte de la ACB. ¿Y cuál fue el resultado? Pues justo todo lo que cabría esperar de Lynch, es decir, nada de lo que esperábamos. Twin Peaks: The Return es loca, absurda, desconcertante, lenta, frustrante, fascinante, nostálgica y mágica. Todo eso y todo lo contrario.

Mención a parte merece el capítulo 8. Rodado en blanco y negro, es ya uno de los mejores capítulos de una serie de toda la historia de las series de televisión. No puede dejar indiferente a nadie. Aunque, desde luego, Twin Peaks no es para todo el mundo. Pero sí, Lynch lo volvió a hacer. Una obra maestra contemporánea y más vanguardista que cualquier otra cosa que se haya hecho en lo que va de siglo.

Se puede ver en: En ninguna plataforma en España en este momento

 

4. Hijos de la Anarquía (2008)

Esta serie de moteros que se dedican al contrabando de armas parece una más al principio. Pero tras toda la violencia, el sexo y las drogas se esconde un drama familiar de tintes shakespearianos que una vez que te engancha ya no te suelta hasta su estupenda conclusión en su séptima temporada. Y esto último es algo que no se puede decir de todas las series: que sean concluidas con dignidad.

Cuando crees que los problemas de los protagonistas no pueden ir a peor, cuando piensas que no se puede producir una traición peor que la anterior o un hecho más disparatado, Hijos de la Anarquía consigue sorprenderte llevándolo todo aún más allá de lo imaginable. Una serie coral llena de personajes bien construidos, complejos y en constante evolución que ha servido de inspiración para muchas otras series, como por ejemplo la conocida Peaky Blinders, que es su hermana menor, pero también Vikingos.

Se puede ver en: Netflix y Amazon Prime Video

 

3. La Maldición de Hill House (2018)

Mike Flanagan es un director de cine de películas de terror, en general bastante decentes para lo que es propio del género. La Maldición de Hill House fue su primera serie para Netflix con la que sorprendió a propios y extraños. El manido género de terror aquí toma otro giro, aportando un soplo de aire fresco a este y dotándolo de profundidad.

Flanagan aprovecha las características propias de las series de televisión -su división en capítulos, su larga duración- para hacer un relato familiar donde los personajes y sus traumas y sus miedos son los verdaderos protagonistas, y no los sustos fáciles -que alguno hay, pero son los menos-.

Todo está bien en La Maldición de Hill House. La realización es propia del mejor cine, el guion fluye y encaja a la perfección y las actrices y actores están estupendos. Y los detalles. Todo está lleno de detalles, de muchos detalles, que se disfrutan mucho más en un segundo y un tercer visionado. Además, cuenta con capítulos memorables, como el número 6, que junto al número 8 de Twin Peaks: The Return, entra a formar parte de los mejores capítulos de una serie de televisión de todos los tiempos.

Se puede ver en: Netflix

 

2. Breaking Bad (2008)

¿Por qué a todo el mundo -o casi- le gusta Breaking Bad? ¿Por qué esa unanimidad? Pues porque lo merece. Las peripecias de Walter White como cocinero de metanfetamina dan para hacer una serie maravillosa, con personajes memorables, situaciones alucinantes y un desarrollo complejo hasta su excelente final.

En el apartado técnico nos encontramos con una de las mejores series largas, no miniseries, no «de autor», donde los planos, los colores, los encuadres, las secuencias… todo roza la genialidad dentro de una sutil discreción. Cuando uno ve Breaking Bad por primera vez no parece para tanto, hasta que te sorprendes a ti mismo fijándote en tal o cual movimiento de cámara, en cuadre, escenografía…

La maldad que se nos relata en Breaking Bad por medio del personaje de Walter White, encarnado por un enorme Bryan Cranston, es igualmente sutil. Pero esta va calando hasta que el propio espectador se sorprende preguntándose: «¿como hemos podido llegar a esto?». Una serie para la historia.

Se puede ver en: Netflix

 

1. The Wire (2002)

Y llegamos al número 1, que no puede ser otra que The Wire. La serie de David Simon es una de las mejores de toda la historia. En principio parece una serie de policías más, deudora de la mítica Hill Street Blues, pero pronto se desmarca dejando claro que es otra cosa.

A lo largo de sus cinco temporadas Simon da un repaso crítico a la situación en la ciudad de Baltimore -que sirve de alegoría de cualquier otra-, abordando sistemáticamente temas como las drogas, la marginalidad, el racismo, la corrupción, la desindustrialización, la política, la educación y los medios de comunicación. Todo ello sin olvidarse de la trama policial y de crear y desarrollar un magnífico grupo de personajes inolvidables.

Quizá The Wire no tenga la calidad técnica que tienen algunas producciones actuales, pero la profundidad de la serie de David Simon no tiene parangón en el mundo televisivo. Además de resultar endiabladamente entremetida. Todavía me encuentro con alguien que no la ha visto aún. ¿Cómo es posible?

Se puede ver en: HBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box