Con Vengadores: Infinity War lo han vuelto a conseguir

El pasado viernes llegó a las salas de cine el que es el estreno de la semana, del mes, del año y, si me apuráis, de la década: Vengadores: Infinity War. Parece que exagero -y bueno, un poco sí-, pero estas hipérboles tienen su razón de ser. La primera es que esta película es ya el mejor estreno mundial de la historia, por delante incluso de las de Star Wars.

La otra razón es que Vengadores: Infinity War es la culminación de todas las historias que se han ido generando en el Universo Marvel desde que este arrancó allá por 2008 con Iron Man. Es decir, en Marvel Studios llevan una década haciendo películas, presentando tramas y personajes, que confluyen y culminan en la presente entrega. Lo cual es sin duda un hito, porque creo que ninguna otra productora ha hecho antes algo similar y ni mucho menos tan ambicioso.

El problema del Universo Marvel es la irregularidad en cuanto a la calidad de las películas, y el hecho de que llegados a un punto todas parecen cortadas por el mismo patrón. Lo he dicho antes, algunas son muy entretenidas y divertidas -como las de Iron Man, Vengadores o Guardianes de la Galaxia– y otras son insufribles -como las de Thor-.

En los últimos tiempos la calidad estaba descendiendo en picado, dando muestras de un claro agotamiento. Los peores ejemplos de esto son Thor: Ragnarok y Black Panther, que son dos películas terribles. Y esto hacía que no albergase muchas esperanzas en lo que estaba por venir del Universo Marvel.

Sin embargo en Vengadores: Infinity War lo han vuelto a hacer, recuperando aquello por lo que tanto me gustó la primera película de Los Vengadores (2012). Vengadores: Infinity War funciona, es entretenida y divertida a la vez. Las dos horas y media de duración se pasan en un suspiro entre personajes que nos encantan, chistes divertidos -esta vez sí- y emocionantes y espectaculares escenas de acción.

Mi mayor temor al enfrentarme a Vengadores: Infinity War era el cómo gestionarían la presencia de tanto superhéroe sin que se convirtiese en un batiburrillo en el que quedasen desdibujados. Y la verdad es que el guion está muy bien hecho en ese sentido y consigue que cada uno tenga su justa presencia en pantalla. Lo cierto es que es un placer culpable irresistible el ver una película donde aparecen juntos la mayoría de nuestros superhéroes favoritos.

Por hacerle una crítica he de decir que el argumento al final resulta un tanto flojo y simplón de más. Es decir, estamos hablando de una década de preparación y unas dieciocho películas para llegar a esta culminación. Así que era para que se lo hubiesen currado un poco más y haber hecho algo más complejo. Pero bueno, hablamos de superhéroes de Marvel que ahora están en manos de Disney, así que no podemos pedirle peras al olmo.

Vengadores: Infinity War es de lo mejor que hemos visto en el Universo Mavel. Cuenta con un buen guion y unos directores –Anthony y Joe Russo, que ya dirigieron Capitán América: Civil War– que consiguen que el ritmo no decaiga. Y lo más importante: cuenta con elementos que hacen que sea un pelín diferente del resto, lo que es muy de agradecer. Yo la he disfrutado como un niño.

Vengadores: Infinity War
7.5 Puntuación total
Pros
- El ritmo
- El sentido del humor
- Los superhéroes juntos
- Algo diferente a las demás
Contras
- Argumento demasiado simple
para ser la culminación de una década
y dieciocho películas
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *