Todo el Dinero del Mundo, interesa más por la polémica que por sí misma

La última película perpetrada por Ridley Scott que ha llegado a nuestros cines es Todo el Dinero del Mundo. En los Oscars solo ha optado a mejor actor secundario para Christopher Plummer. Pero quizá lo más interesante de este film sea el culebrón en el que se ha visto envuelto y el hito que ha supuesto.

Todo el Dinero del Mundo se basa en los hechos reales del secuestro en los años 70 del nieto del multimillonario y magnate del petróleo John Paul Getty. La trama gira en torno a si el avaro abuelo pagará el rescate o dejará a al joven secuestrado a su suerte.

El papel de John Paul Getty en un primer momento lo iba a hacer Kevin Spacey. Y de hecho lo hizo. Rodó todos los planos de su personaje. Pero el escándalo que saltó a finales de octubre de 2017 en el que se acusaba a Spacey de abuso sexual afectó a todos los proyectos en los que estaba implicado. Desde la serie de televisión House of Cards -que continuará sin su personaje-hasta Todo el Dinero del Mundo, que estaba ya terminada y se planteó la cancelación de su estreno.

Ante esta situación Ridley Scott decidió quitar a Kevin Spacey y rodar de nuevo todas sus escenas con otro actor. A ver, la película ya estaba terminada. Estamos en noviembre de 2017 y se estrena en los cines en febrero del 2018. Hay menos de tres meses para hacerlo.

Una vez vista Todo el Dinero del Mundo me ha sorprendido el peso que tiene el personaje de John Paul Getty en la película. Yo pensaba que sería un actor secundario con cuatro escenas y ya está. Porque de otra forma sería imposible volver a rodarlo todo en tan poco tiempo.

Pero no, el personaje que ahora interpreta Christopher Plummer es casi media película. Me quito el sombrero con Ridley Scott. Lo mismo que lo critico en unas cosas, tengo que reconocer que en este caso estoy francamente impresionado. Scott rodó en solo nueve días -había planificados diez, le sobró uno- todas las nuevas escenas. Para lo cual tuvo que reactivar toda la producción, no solo los actores y las localizaciones, sino las cientos de personas que forman el equipo de una película de esta envergadura.

Plummer hace un buen trabajo a pesar de las circunstancias. Hay que tener en cuenta que no tuvo tiempo de prepararse el personaje. No se merece una nominación al Oscar como ha tenido, pero está claro que las razones son otras. Es una forma que tiene la Academia de Hollywood de premiar tanto la sustitución de Kevin Spacey, como el hito de rodarlo todo de nuevo en poco más de una semana.

También ha habido polémica sobre los sueldos de los protagonistas. Estos son Michelle Williams -como la madre del chico-, y  Mark Wahlberg como el agente que la ayuda en su búsqueda. Wahlberg es el actor mejor pagado del mundo. No me preguntéis porqué, ya que es bastante mediocre. El caso es que él no solo cobró mucho más que ella, y eso que Williams es la protagonista. Sino que al rodar las nuevas escenas él se embolsó 1,2 millones de euros en nueve días, mientras que ella solo 650 euros.

Mucho #MeToo y mucho #Time’sUp, pero a la hora de la verdad tanto en Hollywood como en el resto del mundo la discriminación de las mujeres en todos los aspectos, y en concreto en este caso la brecha salarial, sigue existiendo y clama al cielo. He de decir que Mark Wahlberg donó todo el dinero de esos nueve días de rodaje a la asociación Time’s Up. Eso sí, solo cuando se hizo público su sueldo y el de su compañera, con el consiguiente escándalo.

Por lo demás Todo el Dinero del Mundo no deja de ser una película de Ridley Scott. No es tan mala como Alien: Covenant (2017) o Prometheus (2012), pero tampoco es una maravilla. Se deja ver como thriller de secuestros, pero resulta fría e impersonal.

Y contiene toques que dan vergüenza ajena. Como un uso aleatorio y absurdo del blanco y negro en algunas escenas del principio de la película, y que luego no se vuelve a repetir. Un sinsentido. Así como algunos momentos al final muy poco creíbles y muy mal traídos que echan por tierra lo que hasta entonces era una película por lo menos aceptable.

En fin, Ridley Scott en estado puro. Aún así podíamos decir que es su mejor película desde Gladiator (2000). Que no es decir mucho, pero algo es algo. Si una sobremesa de domingo la echan en la tele podéis dejarla y no cambiar de canal.

Todo el Dinero del Mundo
5.5 Puntuación total
Pros
- Michelle Williams
- Christopher Plummer
Contras
- Uso del blanco y negro
- El final
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box