Succession, intriga familiar con mucho potencial

El pasado mes de octubre finalizó la segunda temporada de La Sucesión (Succession), una serie de televisión de HBO que ha estado cosechando muy buenas críticas. Tanto es así que ya está confirmada una tercera temporada, por lo que me da a mí que va a dar mucho de sí.

Succession gira en torno a la familia Roy, multimillonarios y dueños de un emporio que abarca multitud de negocios, en especial mediáticos. Los Roy y sus empresas son todo lo que cabría esperar: personas en general despreciables y de ideología entre neoliberal y de ultraderecha que utilizan sus medios de comunicación para difundir su ideología de clase. En ese sentido la serie no podría ser más realista.

Pero el meollo está en las relaciones familiares. Logan Roy es el patriarca que, aunque viejo y enfermo, se resiste a dar un paso atrás y ceder el testigo en la dirección de la empresa. Por otro lado están sus hijos, quienes revolotean como cuervos para ver quién es el heredero o heredera y se queda con el botín.

La trama de Succession tiene ese toque shakespeariano de la relación entre padres e hijos y el poder. O por lo menos es una comparación con la que nos encontramos de forma recurrente cuando oímos hablar de esta serie. Lo cierto es que Succession no es ni de lejos tan profunda. Más bien se reduce a una concatenación de anécdotas sobre la base del juego del gato y el ratón que lleva el padre con sus hijos e hija.

En ese sentido la serie podría mejorar considerablemente -y quizá lo haga en el futuro-, porque parte de una excelente base que ya funciona bien, pero que podría dar mucho más de sí.

Dicho esto, lo cierto es que Succession es una excelente serie con cierto regusto clásico. Algo así como una Dinastía o un Falcon Crest de nuestros tiempos: similares intrigas familiares y luchas de poder, pero con la calidad con la que se hacen actualmente este tipo de producciones -recordemos que es de la HBO, un canal que aunque ha bajado de calidad sigue haciendo grandes cosas-.

El desarrollo de personajes es bueno, cada hijo e hija, así como el resto de la familia, tiene su personalidad, sus fortalezas y debilidades y su evolución a lo largo de las dos temporadas que hay emitidas hasta la fecha.

Hay que reconocer que Succession engancha, que es lo que uno espera de un serial de estas características. Otra cosa sería un fracaso. Y por lo tanto la serie creada por Jesse Armstrong es un acierto muy recomendable.

Si en la próxima temporada, ya confirmada pero aún sin fecha de estreno, se atreven a llevar Succession un paso más allá podremos estar hablando de una de las series más interesantes de los últimos años. Sin embargo, si por el contrario se estancan en unos guiones conservadores que se dediquen a dar vueltas una y otra vez en torno a las mismas ideas -algo de eso ha habido en la segunda temporada-, entonces le auguro un recorrido más bien corto.

Todo está en el aire, porque Succession cuenta con la calidad y es lo suficientemente interesante para dar aún mucho más de lo que ha dado hasta ahora, que no es poco. No os la perdáis.

Succession
6.6 Puntuación total
Pros
- Engancha
Contras
- La trama a veces es un poco floja
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box