¿Ha hecho Matt Reeves la mejor película de Batman? (Crítica sin spoilers)

Puede que Matt Reeves haya realizado la mejor película de Batman hasta la fecha. Voy a dejar eso claro desde el principio de esta crítica, porque he salido del cine de ver The Batman muy gratamente impresionado y os voy a contar por qué.

Reeves es conocido por alguna que otra película de catástrofes, un remake correcto pero innecesario de la película sueca Déjame Entrar y las entretenidas secuelas de El Origen de el Planeta de los Simios. Así que, desde mi punto de vista, nada hacía presagiar que iba a ser capaz de abordar el personaje de Batman de una forma tan grandiosa, elaborada y a la vez contenida.

Reeves firma también el guion junto con el guionista Peter Craig. Ambos demuestran un conocimiento muy profundo del personaje y los cómics en los que se basa, y han elaborado una historia mucho más respetuosa con Batman, y muy superior en general, que en cualquier otra ocasión que hayamos visto en cine. Muy alejada, para bien, de las películas de Christopher Nolan, por ejemplo.

En The Batman estamos ya en un «años dos» o similar. Es decir, aquí ya no hay necesidad de explicar otra vez los orígenes del personaje. Eso ya ha sido hecho mil veces antes -en eso Nolan sí que estuvo a la altura-, y ahora se puede profundizar más en las contradicciones del propio Batman y en su universo oscuro.

Y es que una de las mejores cosas que tiene The Batman es la evolución del personaje protagonista. Es algo sutil, pero está ahí y está perfectamente hilado. Cómo Batman no es el mismo al principio y al final de la película. Y esa evolución la vemos en los diálogos y cómo unos enlazan con otros previos. Pero también en las imágenes, que acompañan a la perfección lo que está ocurriendo en pantalla.

Porque es innegable que el aspecto visual en The Batman es impresionante. La fuerza de las imágenes, con secuencias espectaculares que se te quedan en la retina -y no hablo solo de las de pura acción-, no tiene parangón en el cine de superhéroes, ya sea de Marvel o, por supuesto, de DC. Sea como sea, en The Batman hay escenas de gran cine que la elevan por encima de todas las demás.

Sin duda porque Reeves se ha inspirado abiertamente en el cine del gran David Fincher. Hay en The Batman claras referencias a Se7en (1995) y a la maravillosa Zodiac (2007) -y si me apuráis hasta tiene hacia el final un punto a El Club de la Lucha (1999)-. Y tiene sentido, porque en esta aproximación al personaje de los cómics recuperan el aspecto más detectivesco de Batman, algo muy presente en las novelas gráficas -de hecho Batman es llamado «el mejor detective del mundo»-.

La presencia en el reparto de Paul Dano también recuerda directamente a Prisioneros (2013) de Denis Villeneuve, otra excelente película de investigación policial y también sobre lo que implica tomarse la justicia por tu mano -algo sobre lo que los superhéroes justicieros saben mucho-.

Por todo ello, hacer una película con estos referentes, con un ritmo pausado y un aspecto noir, donde la investigación a fuego lento ocupa más espacio que las escenas de acción; es sin duda un acierto que hace plena justicia al personaje.

Y cuando hablo de noir es literal. Toda la película transcurre por la noche -y en las pocas ocasiones en que no lo hace no es casualidad y tiene pleno significado-. La noche es el medio de El Caballero Oscuro, como ya se encarga de dejarnos muy claro el propio Batman con su voz en off en el brillante inicio de la cinta. Es ahí donde mejor se desenvuelve y es precisamente por eso por lo que, como el título de la película indica, el absoluto protagonista es Batman y no tanto su alter ego Bruce Wayne.

Esto también supone cierto giro con respecto a lo visto antes. Tim Burton mantuvo un equilibrio entre la presencia de Wayne durante el día y la de Batman por la noche, mientras que Nolan apenas nos mostró al murciélago en Batman Begins (2005). Sin embargo, en The Batman de Reeves el héroe enmascarado es omnipresente, hasta el punto de desdibujar la figura de Bruce Wayne.

Eso es quizá algo que se le puede reprochar al guion. El hecho de centrarse tanto en Batman y casi nada en Bruce Wayne hace que nos interese menos este último y que resulte más difícil comprender o simpatizar con sus motivaciones. Haberle dedicado más tiempo de metraje a Bruce Wayne habría hecho más larga una película ya de por sí muy extensa -aunque no le sobra ni una escena-, pero habría quedado más redonda.

Esta decisión creativa también afecta a cómo vemos la interpretación de Robert Pattinson. Por un lado tenemos una sorprendentemente buena caracterización como Batman. Mucha gente dudó de que Pattinson fuera una buena elección para este papel tan físico, pero aquí ha vuelto a demostrar su calidad como actor, al igual que ya hizo en Maps to the Stars (David Cronenberg, 2014) o en El Faro (Robert Eggers, 2019).

Especialmente llamativa es la presencia física de Pattinson como Batman. Cómo se mueve, cómo habla y, por supuesto, cómo pelea. Batman es un personaje violento, y aquí  las escenas de acción son especialmente crudas y directas, más cerca de las que vimos en la estupenda Atómica (David Leitch, 2017) que en ninguna otra cinta de superhéroes al uso. Sin duda Robert Pattinson ha entrado directamente en el top de los mejores actores que han hecho de Batman, sino es ya directamente el mejor.

Por contra, su papel como Bruce Wayne queda desdibujado, en buena medida por lo que he comentado sobre que apenas se profundiza en su alter ego. Aquí Pattinson hace una interpretación que se puede pasar de intensa. Pero el problema no es tanto su propio trabajo como el hecho de que en el guion no se hayan incluido más escenas para explicar al personaje.

Y es que el Bruce Wayne de The Batman no es tanto el playboy de otras veces, como una persona traumatizada y obsesionada que de hecho rehúye el contacto social. Algo que entendemos mejor hacia el final de la película y que encaja a la perfección con la evolución que nos muestra el director. Pero insisto: le habría venido muy bien a la película asentar mejor al principio la psicología de Bruce Wayne.

Además de Pattinson, The Batman cuenta con un amplio abanico de personajes encarnados por un elenco de mucho renombre. Tenemos a Zoë Kravitz como Selina, a Jeffrey Wright como el teniente Gordon y a Andy Serkis como Alfred. En el lado de los villanos a John Turturro como Falcone, a un magnífico e irreconocible Colin Farrell como El Pingüino y a Paul Dano como Enigma. Todos hace un muy buen trabajo, entre los que destacan Farrel y Dano sobre los demás.

Lo que hace grande al personaje de Batman son más la familia y los villanos que lo rodean que él mismo. Es con y contra ellos con los que se pone a prueba a sí mismo, y son los que le llevan al límite de sus posibilidades tanto físicas como psicológicas y emocionales. Por eso la elección de personajes para esta película es tan acertada.

Por una lado tenemos a Gordon, un personaje fundamental y que nunca habíamos visto tan de cerca en su relación con Batman -espectacular la escena de la comisaria-. Por otro a Catwoman, cuya relación sentimental con Batman está excelentemente trata en la película de Reeve. Quizá el que menos me encaja de todos es Alfred y la interpretación de Serkis, pero quizá sea porque le ocurre lo mismo que a Bruce Wayne, que esa parte de la trama simplemente no ha sido desarrollada lo suficiente.

Otro personaje que no podemos olvidar es la propia ciudad de Gotham. Pasado el paréntesis de Nolan, aquí Gotham vuelve a ser una ciudad gótica, decadente, oscura y llena de sombras donde acecha el peligro -para unos y para otros-. El hecho de que casi toda la cinta trascurra de noche hace que cobre aún más protagonismos el aspecto siniestro de la ciudad, la cual le da el contexto perfecto a Batman, como podemos apreciar muy bien en el prólogo.

Para hacerle justicia a este contexto hace falta una fotografía prodigiosa y, sin duda, la de Greig Fraser lo es. De hecho ya comentó que hacer The Batman fue todo un reto. Y es que rodar casi toda una película de noche y no solo evitar que sea apenas un borrón, sino además conseguir que sea visualmente impactante es todo un logo. Para mí el Oscar a la mejor fotografía del año que viene ya está adjudicado.

El resto de la ambientación también es de una calidad sobresaliente. Por supuesto los efectos especiales están a la altura, pero la música de Michael Giacchino es excelente, con un tema para cada cosa que se presenta más sutil o más directamente según la ocasión, pero que está ahí siempre que corresponde. Mención especial quiero hacer al diseño sonoro. El sonido en The Batman es prodigioso -otro Oscar adjudicado-. Desde el crujido del traje de Batman cuando camina hasta el rugido del motor del Batmovil, cada sonido está perfectamente definido llegándote a poner los pelos de punta.

Matt Reeves hace un trabajo enorme al juntar todas estar piezas y conseguir que funcione tan bien. A pesar de estar narrada con un tono pausado más en la línea de Zodiac que de una película de los Vengadores, Reeve consigue que cada escena íntima te atrape con imágenes inolvidables. Al igual que hace con las escenas de acción, como la persecución por la carretera. Igual es que yo no he visto suficientes Fast & Furious, pero a mí esta de The Batman me dejó impactado pegado a la butaca.

Termino como empecé: The Batman es sin duda la mejor película sobre Batman jamás realizada hasta la fecha. Seas o no fan del cine de superhéroes o del murciélago en concreto, esta es una película que hay que ver. Espero que dado el éxito de crítica y público le siga una secuela en la misma línea y con el mismo equipo. Porque yo quiero ver más de esto.

The Batman
8.5 Puntuación total
Pros
- El enfoque del personaje, oscuro y respetuoso con los cómics
- Los momentos de gran cine con escenas elaboradas e impactantes - Todo el aspecto técnico
Contras
- Se echa de menos más desarrollo del alter ego de Bruce Wayne
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box