Veneno es sencillamente excelente

Recientemente ha terminado de emitirse Veneno, una producción de Atresmedia de ocho capítulos sobre la vida de Cristina Ortiz, conocida como La Veneno. Se trata de una creación de Los Javis, Javier Calvo y Javier Ambrossi que, al igual que la vida de la protagonista, ha tenido sus altibajos. Debido a la pandemia del coronavirus el rodaje se vio interrumpido, con lo que el primer capítulo se estrenó en primavera y el segundo a finales de junio. Solo después de la reanudación de la filmación en verano hemos podido al fin ver el resto de la serie este otoño.

Los Javis han alcanzado cierto prestigio en nuestro país, curiosamente con una trayectoria bastante endeble. La serie Paquita Salas (2016) está simpática, pero no es nada del otro mundo, y La Llamada (2017) es una película como mínimo muy floja. Sin embargo, en esta ocasión han hecho un trabajo sobresaliente en muchos sentidos, lo que los sitúa en lo alto del panorama cinematográfico español.

Veneno es un biopic sobre la vida de La Veneno, un personaje que quienes crecimos viendo Esta noche cruzamos el Mississippi conocemos muy bien. La miniserie recorre su vida desde las peripecias del joven Joselito en el pueblo, hasta su decadencia por los platós de televisión tras pasar por la cárcel, pasando, cómo no, por su momento de gloria en el programa de Pepe Navarro.

La serie se basa en el libro «¡Digo! Ni puta, ni santa» de Valeria Vegas. Lo curioso es que la serie fusiona la vida de La Veneno con la propia historia de Valeria, quien también es una mujer trans. El camino de Valeria, para quien La Veneno es un referente, se mezcla con el de Cristina Ortiz. El cómo se conocen y se ayudan mutuamente, y el propio proceso de escritura del libro en el que se basa la serie, se convierte en un relato autorreferente.

Debo confesar que en un primer momento no me convenció la fórmula. Si yo he venido a ver una biografía sobre La Veneno no me genera interés un relato sobre la vida de Valeria Vegas, un personaje para mí desconocido. Sin embargo, conforme avanzan los capítulos empieza a quedar claro que la estructura del relato funciona bastante bien, ambas historias se complementan y crean una excelente sinergia que hace avanzar la trama con fluidez.

Es obvio que el papel que juega aquí Valeria es el de dar el contrapunto trans al personaje de La Veneno. Es decir, vamos a contar la historia de una transexual ordinaria, prostituta y analfabeta; pero a la vez también contamos la de Valeria, periodista y escritora, para que quede claro que no todas las trans son como La Veneno y, de esa forma, desmarcarse del estereotipo tránsfobo sin dejar de contar la historia real, que es la que es.

Un papel importante en la trama la juegan también los medios de comunicación de la época, en especial el programa de televisión Esta noche cruzamos el Mississippi. El late night de Pepe Navarro fue el que descubrió y lanzó a la fama a La Veneno y, en cierta manera, es también protagonista de esta historia.

No sé cómo le habrá sentado al propio Pepe Navarro el enfoque que Los Javis y Valeria Vegas le dan a los entresijos del programa. En mi opinión, como espectador del mismo en aquella época que soy, el relato resulta bastante acertado. Esta noche cruzamos el Mississippi era un programa con un contenido de lo más deleznable y sensacionalista, lo que conocemos con telebasura. Sin embargo, fue líder absoluto de las noches, entre otros motivos por personajes como La Veneno.

En Veneno se muestra cómo en Esta noche cruzamos el Mississippi se sacaba a todo tipo de personajes, se les utilizaba y luego se les desechaba si dejaban de ser rentables para el programa. Especialmente entrañable es el homenaje que los Javis hacen a Juan Antonio Canta -interpretado por Nacho Vigalondo-, un cantautor al que Pepe Navarro arruinó la vida al encasillarle con la canción de los limones, y que acabó suicidándose.

Por todo eso digo que no sé qué opinión tendrá Pepe Navarro de la imagen que se da de él en la serie. Lo que resulta curioso, porque el propio Pepe Navarro aparece brevemente en un cameo en el que cruza una tierna mirada con La Veneno.

La miniserie está estructurada en varias líneas temporales que se van cruzando por medio de diversos flashbacks que hace que el relato nunca se haga pesado, más bien al contrario: Veneno cuenta con un ritmo excelente que hace los capítulos se sucedan con una asombrosa fluidez. El guion y la realización por parte de los Javis es de lo mejor que se ha hecho en este país en cuestión de series en mucho tiempo -con permiso de la reciente Antidisturbios-.

Cada línea temporal cuenta una etapa de la vida de Cristina Ortiz. La primera, la de Joselito en el pueblo y después en sus primeros pasos en Madrid, interpretada por Jedet Sánchez; la segunda, su salto a la fama en la televisión de los años 90, interpretada por Daniela Santiago; y la tercera, en su última etapa interpretada por Isabel Torres. Las tres actrices hacen un trabajo realmente excelente, lo que unido a una caracterización impresionante hace que en todo momento parezca que estás viendo a la auténtica Veneno. Solo puedo quitarme el sombrero ante el trabajo que ha hecho el equipo de Veneno, porque no he visto caracterización igual.

Además de las actrices que encarnan a la protagonista hay que destacar a Lola Rodríguez que hace el papel de Valeria Vegas con una estupenda interpretación. Y, cómo no, a Paca la Piraña, íntima amiga de La Veneno, que se interpreta a sí misma y que es todo un descubrimiento. En la serie lleva el rol de quien dice lo que es verdad, frente al relato de la propia Veneno en el que nunca se sabe, ni se sabrá, qué es cierto y qué no lo es.

Por otra parte, los Javis han tirado de agenda para Veneno y la serie está repleta de cameos al cual más curioso. Desde los ya mencionados de Pepe Navarro y Nacho Vigalondo, hasta Ángel Garó como  Jaime Cantizano/Jorge Javier Vázquez, pasando por una larga lista de actores y actrices en papeles breves como Pepón Nieto, Goya Toledo, Ester Expósito, José Coronado y Brays Efe -este último como Florentino Fernández/Crispín Klander-. Si hasta sale La Zowi en el papel de Sonia Monroy. La miniserie está llena de referencias que no pasarán por alto quienes conozcan la televisión -telebasura- de la época.

El trabajo de los Javis no solo es excelente en las caracterizaciones, sino que los planos, las transiciones entre un tiempo y otro, está realizados con una calidad propia de las series del mejor nivel. Está claro que Atresmedia ha puesto toda la carne en el asador en esta miniserie, a pesar de las dificultades técnicas que la pandemia ha traído consigo. Lo cierto es que han salido más que airosos, y lo que podría haber sido un biopic televisivo del montón se ha convertido en un clásico de la televisión de este país.

Aún así, Veneno no es perfecta. Los Javis se esfuerzan en que el relato sea lo más equilibrado posible entre la comedia y el drama. El personaje de La Veneno, su forma de ser y de expresarse, así como el de mucha de la gente que la rodea, da para unos cuantos momentos cómicos. Pero es muy difícil contar esta historia sin caer en el melodrama, ya que conocemos cómo acaba. Y aunque, como he dicho, los creadores ponen todo su empeño para que no sea así, al final Veneno puede resultar por momentos bastante melodramática, y eso le resta puntos a un relato que hasta ese momento estaba resultando muy sólido.

La serie está llena de referencias y homenajes, por ejemplo a Boogie Nights (1997), pero quizá el más evidente es el que hacen a Big Fish (2003). Y quizá sea lo peor de la serie. Porque aunque queda muy resultón, lo cierto es que te saca completamente de la trama en los momentos más dramáticos, porque no puedes hacer más que pensar en la película de Tim Burton, en vez de centrarte en lo que está ocurriendo en pantalla.

Los Javis han realizado una miniserie sobre la vida de La Veneno que se nota que la han hecho con cariño. Pero además el resultado formal es excelente, con unas interpretaciones perfectas, una caracterización y escenografía magníficas, y un guion con un discurso muy bien escrito y medido. De visionado obligatorio.

Veneno
8.1 Puntuación total
Pros
- Las protagonistas y su caracterización
- El guion y la estructura
- La excelente producción y dirección
- El reflejo de la televisión de una época
- Los cameos
Contras
- Al final cae en el melodrama
- Algunos homenajes demasiado evidentes
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box