Star Wars: El Ascenso de Skywalker es un final indigno para la saga

La pasada Navidad se estrenó la esperadísima novena entrega de la saga de la Guerra de las Galaxias titulada Star Wars: El Ascenso de Skywalker. No es solo una película más, sino la que cierra la trama de los Skywalker a lo largo de las tres trilogías que originalmente planificó George Lucas. Ahí es nada.

Para el espectador despistado las expectativas eran muy altas, puesto que poner el cierre a cuatro décadas de la saga de películas más importante de la historia del cine es algo de bastante trascendencia. Sin embargo, para el espectador que haya estado atento a las dos películas anteriores Star Wars: Los Últimos Jedi y Star Wars: El Despertar de la Fuerza, la decepción era algo más que previsible, por lo que ha habido pocas sorpresas.

Star Wars: El Ascenso de Skywalker huele a refrito, como toda esta trilogía. En ese sentido es coherente con las dos anteriores. Todo se trata de un homenaje a la trilogía original, sus personajes y sus situaciones. Pero un homenaje tan burdo y simplón que no logra esconder que lo que realmente ocurre es que hay una ausencia total de imaginación y ni rastro de la más mínima originalidad.

J.J. Abrams vuelve a ponerse a los mandos en la dirección y el guion como ya hizo en El Despertar de la Fuerza. En aquella, entre otros muchos detalles que recuerdan la primera película subtitulada Una Nueva Esperanza, volvimos a encontrarnos con otra Estrella de la Muerte más grande, más destructiva, pero igual de ridículamente vulnerable. En esta resucita al Emperador -no desvelo nada, porque se dice al principio de la película- para recrear, de una u otra forma, El Retorno de Jedi.

Entre medias a estas dos películas pudimos ver Los Últimos Jedi de Rian Johnson, el cual intentó dotar de su propia visión a la saga aunque sin mucho acierto. Ahora Abrams le hace una enmienda a la totalidad y realiza su Star Wars: El Ascenso de Skywalker yendo en otra dirección casi como si la segunda película de la trilogía no hubiera ocurrido. No voy a entrar en los detalles de esto, porque la verdad es que tampoco es que importe mucho, pero la producción de las tres películas merecía una mejor planificación y una mayor coherencia interna.

El caso es que los problemas de El Ascenso de Skywalker son ya de por sí suficientes por sí mismos. Nada tiene sentido. J.J. Abrams recupera toda su esencia a lo Perdidos para plantear un sin fin de situaciones absurdas y sacadas de la manga, a las cuales nunca llega a dar una explicación satisfactoria o, sencillamente, una explicación cualquiera. Todo es efectista pero sin desarrollo ni trasfondo alguno, y las pocas situaciones con potencial están completamente desperdiciadas.

Lo peor de Star Wars: El Ascenso de Skywalker es que carece de alma. No hay tensión ni emoción, solo una producción rutinaria que va a lo seguro sabiendo que hagan lo que hagan va a arrasar en taquilla gracias a lo que supone la marca de la franquicia Star Wars.

No quiero terminar este artículo sin mencionar la presencia de la princesa Leia en la película. La idea original era que la primera película estuviera centrada en el personaje de Han Solo, la segunda en el de Luke SkyWalker y la tercera en Leia. Pero como sabéis, Carrie Fisher falleció en 2016 antes de comenzar el rodaje de El Ascenso de Skywalker. Esto trastocó los planes de los productores, que tuvieron que ver cómo resolver la presencia de Leia en la tercera entrega.

Lo cierto es que gracias a la tecnología la situación está resuelta con cierta solvencia. Para integrar a Leia en la trama se han utilizado imágenes de Carrie Fisher de película anteriores, incluida su voz. Si uno no supiera nada de esto cuando ve El Ascenso de Skywalker seguramente no se percataría de que Leia es un personaje digital. Aún así, su presencia queda sin duda descafeinada para la importancia del personaje.

Star Wars: El Ascenso de Skywalker está a la altura del camino que marcaron las dos películas anteriores de esta trilogía: es, al igual que ella, un refrito sin imaginación, riesgo ni carisma. Como cierre de la saga más famosa de la historia del cine es un sin sentido profundamente decepcionante. Para olvidar.

En conjunto esta nueva trilogía hace buenas a las películas de Lucas de principios de siglo.

Star Wars: El Ascenso de Skywalker
4.6 Puntuación total
Pros
- La integración de Leia
Contras
- Es un refrito
- Nada tiene sentido
- No tiene alma
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Un comentario sobre “Star Wars: El Ascenso de Skywalker es un final indigno para la saga

  • el enero 7, 2020 a las 1:19 pm
    Permalink

    Me descolgué de la saga cuando, ya agotada, George Lucas la vendió a Disney y estos empezaron a poner en marcha la churrera de hacer más y más minutos. Personalmente creo que ya, ni las brillantes manos de Abrams pueden hacer nada con esta saga…

    HemosVisto!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box