La segunda temporada de Iron Fist remonta (un poco)

El pasado viernes 7 de septiembre Netflix publicó la segunda temporada de Iron Fist. Se trata de otra entrega más de la serie de superhéroes de Marvel que está emitiendo la cadena de vídeo bajo demanda.

Danny Rand -interpretado por Finn Jones- es el Iron Fist Inmortal, un héroe cuyos poderes excepcionales parten de las artes marciales y, en especial, de poseer el don del puño de hierro. Este es capaz de iluminarse como un gusiluz y, en ese estado, de dar unas hostias como panes.

Como ya comenté en la crítica que hice de la muy decepcionante primera temporada, Iron Fist sigue siendo el superhéroe más tonto e irritante de todas las sagas de Marvel -incluyo las cinematográficas-. Sin embargo no sé si por el hecho de que veníamos de una primera temporada muy floja, o porque simplemente esta segunda es -algo- mejor, pero el caso es que a mí me ha gustado más.

El primer acierto de esta segunda temporada de Iron Fist es haber reducido el número de capítulo de trece a diez. Como siempre digo a veces menos es más. En la segunda temporada de Luke Cage cometieron el error de mantener los mismos trece capítulos que en la primera y lo pagaron con una segunda entrega dispersa y desesperante.

En esta segunda temporada de Iron Fist también mejora algo el ritmo y la trama tiende a ser más concreta, con menos personajes y más enfocada. No es desde luego para tirar cohetes, pero teniendo en cuenta de dónde veníamos y la reciente temporada de Luke Cage, casi se agradece esta leve mejoría.

Aún así la falta de carisma del personaje de Danny Rand sigue lastrando toda la serie. No sé si es porque el personaje de Iron Fist es así de tonto desde siempre -no he leído los cómics-, porque Finn Jones es un claro error de casting, porque poco se puede hacer con un guion tan flojo o por todo eso a la vez. El caso es que aunque la serie se deje ver sigue siendo la más insoportable de las propuestas de Netflix.

Los personajes que acompañan al Iron Fist tampoco destacan, arrastrados por el poco fuste del héroe central en torno al que giran. Jessica Henwick en su papel de Colleen Wing es de lo más interesante de la serie, pero al final acaba resultando un personaje igual de tonto si aplicamos eso de “¿quién es más tonto, el tonto o el tonto que sigue al tonto?“.

Tampoco me creo lo malvado que se vuelve el personaje de DavosSacha Dhawan-. Todo superhéroe depende de lo interesante que sea el villano al que se opone. En este caso todo resulta muy poco verosímil, y las vueltas y revueltas que dan pasándose la pelota resultan muy cansinas.

En esta segunda temporada de Iron Fist nos encontramos con un personaje nuevo, Typhoid Mary –Alice Eve – que aporta algo de interés a la trama y que en el futuro estoy seguro que dará mucho juego. En cuanto a la trama de los hermanos de Danny Rand la verdad es que me resulta de muy poco interés. Como viene siendo habitual lo mejor es el personaje transversal de Misty Knight interpretado por Simone Missick.

En el apartado técnico mantenemos una muy buena fotografía en los tonos amarillo-verdosos asociados a Iron Fist. También hay que destacar las coreografías de artes marciales, que están muy, muy trabajadas. Por otra parte los efectos especiales se me han quedado algo cortos, da la sensación de que no han invertido mucho en eso.

Iron Fist sigue siendo la serie más floja de la sagas de Marvel en Netflix -a corta distancia de Luke Cage-. Aunque en esta segunda temporada remonta un poco sigue siendo solo para incondicionales.

Iron Fist
5.1 Puntuación total
Pros
- Los apartados técnicos
Contras
- Danny Rand es un personaje muy tonto
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete!

Ayúdame a potenciar el blog recibiendo un resumen semanal de las entradas, y además así no te perderás nada. ;)
 
* Este campo es obligatorio * Correo inválido
Holler Box