The Young Pope: puro Paolo Sorrentino

The Young Pope: puro Paolo Sorrentino

Una de la series -o miniserie para ser más exacto- más interesantes de este 2017 ha sido sin duda The Young Pope, la producción de HBO dirigida por el italiano Paolo Sorrentino. Sorrentino ha adquirido bastante fama los estos años por sus dos últimas y excelentes películas: La Gran Belleza (2013) y La Juventud (2015) -de esta ya os hablé aquí-.

The Young Pope como su propio título indica nos relata la llegada al Vaticano de un nuevo papa joven, y lo hace desde dentro, desde los entresijos de la curia y la intimidad del propio papa. El carisma de Pio XIII, nombre que adopta el cardenal Lenny Belardo una vez elegido papa, pronto pone patas arriba a todo el Vaticano. Al contrario de lo que podría parecer, el hecho de ser joven no le hace ser más abierto de miras, sino al contrario: un papa ultraconservador y oscurantista.

Con este punto de partida os podéis imaginar el abanico de posibilidades que se le abren a Sorrentino para hacer un relato extravagante, mordaz, divertido, crítico y sorprendente. Y el director aprovecha todo esto ampliamente. Hasta cierto punto. Porque aunque The Young Pope empieza prometiendo mucho, al final no da para tanto, y es una pena.

La miniserie, que más bien es una película de diez horas, tiene dos partes bien diferenciadas. La primera abarca los cinco o seis primero capítulos, donde se nos va presentando al nuevo papa y a los personajes que le rodean en el Vaticano; así como a sus insólitas decisiones y las consecuencias que estas tienen en su entorno y el de toda la Iglesia católica. Esta parte es divertida, interesante e innovadora como pocas series en la actualidad.

La segunda parte son los capítulos restantes hasta el final. Aquí The Young Pope se desdibuja, se empieza a entrever lo que al final va a ocurrir: que la serie no va a ninguna parte. Todos los elementos interesantes, extravagantes, críticos y divertidos planteados al principio desaparecen. Los últimos capítulos pasan sin pena ni gloria, y hasta diría que con tedio. Cuando The Young Pope finaliza a uno ya no le importa lo que se pase o no al joven papa.

Es una lástima este pinchazo en una serie tan prometedora que empezaba tan bien. Sin embargo, aunque al final flojee, la experiencia de ver The Young Pope es única en el mundo actual de las series de televisión. Aquí nos encontramos a Sorrentino en todo lo suyo, desplegando todos sus recursos narrativos y visuales -que son una barbaridad-, y creedme, diez horas de metraje dan para mucho.

Si conocéis el cine de Sorrentino sabéis de lo que os hablo. La belleza y la maestría de los planos, de los encuadres, los movimientos de cámara y la fotografía -a cargo de Luca Bigazzi, colaborador habitual- son una gozada para cualquier amante del cine. No vais a encontrar tanta calidad en ninguna otra serie actual. En serio, hay momentos espectaculares.

Igual tras lo que digo pueda parecer que Sorrentino se pierde en la forma y se olvida del fondo. Bueno, sí y no. Algo de eso hay, sin duda, pero es que esa es la marca de la casa. El cine de Sorrentino es así. Sin embargo también es cierto que la forma está al servicio de la creación de una visión propia, extravagante y divertida, de un mundo tan ajeno a nosotros como es el Vaticano.

Otro de los aciertos de The Young Pope es el plantel de grandes actores y actrices con el que cuenta. Jude Law es el centro de toda la historia y clava su papel en todos sus registros, aunque quizá a veces resulta un tanto sobreactuado. A Jude Law le acompañan grandes como Diane Keaton o nuestro Javier Cámara. Aunque para mí el mejor papel y la mejor actuación es la del italiano Silvio Orlando en el rol del cardenal Voiello.

Recomiendo el visionado de The Young Pope porque aunque flojea al final sus aciertos, y su novedad y maestría técnica, superan sus defectos. Si os gusta Sorrentino ya sabéis de alguna manera lo que vais a ver.

Y prepararos porque habrá más. Sorrentino ya está embarcado en una secuela también para HBO que se titulará The New Pope. Aunque esta será una historia independiente con nuevos personajes y actores.

Dejar un comentario