St. Vincent vuelve con Masseduction. Y nos gusta.

El pasado 13 de octubre vio la luz el nuevo álbum de St. Vincent titulado Masseduction. Este hace ya el sexto disco en la carrera de una de las artistas más interesantes de los últimos años. El anterior publicado en 2014 y titulado de la misma forma que su nombre artístico, St. Vincent, es una auténtica joya. La cuestión es: ¿estará Masseduction a la altura?

Tras el seudónimo de St. Vincent se esconde Annie Clark. Y digo “se esconde” porque, aparte de que cuando uno recurre a un nombre artístico tiene la evidente intención de resguardar su auténtica personalidad detrás de él; la imagen de St. Vincent suele ser bastante recargada e histriónica en cuanto a vestuario y complementos, dando la sensación de ser una máscara tras la que se oculta la artista.

Clark es, además de una estupenda compositora y cantante y multiinstrumentista, una excelente guitarrista -entre otras cosas diseña sus propias guitarras-. Ha conseguido un sonido de guitarra agudo, distorsionado y estridente que a caracteriza y la diferencia de otras propuestas. Su forma de tocar me recuerda un tanto a Prince.

Dicho sonido se puede confundir a veces con un instrumento electrónico. Lo cual encaja a la perfección con el estilo de su música, que es electrónico, ecléctico y un tanto funky a veces. Y eso es algo que me encanta de St. Vincent, que siendo una virtuosa de la guitarra no se dedique a hacer exhibiciones sobre bases facilonas de rock, y en cambio se dedique a hacer música con todos los elementos a su alcance, donde la guitarra es uno más.

En Masseduction Clark continúa con su sonido característico que ya consolidó en el álbum de 2014. En ese sentido no hay auténticas novedades en el nuevo álbum. Pero lo que sí que hay es una estupenda colección de canciones que no tienen desperdicio.

Podemos destacar Los Ageless, uno de los singles adelanto donde hace una crítica a la esclavitud de la belleza tan presente en el mundo del espectáculo -podéis ver el vídeo aquí-.

O, mi favorita -y con la que ilustro este post-, New York, un tema dedicado a las pérdidas de referentes que ha sufrido nuestra generación en los últimos tiempos, como la de Leonard Cohen -se cumple un año de su fallecimiento mientras escribo esto-, Prince o David Bowie -principalmente este último, de ahí la frase “I have lost a hero“.

También temas como Hang On Mo Masseduction -que da nombre al álbum- son de lo más interesantes. En Pills relata su turbulenta relación con la modelo Cara Delevigne, la cual canta los coros en ella. En Fear The Future, que da nombre a su gira, da más rienda suelta a su característico guitarreo. Y en Young Lover hace una demostración vocal impresionante.

Masseduction es un disco estupendo, que si bien no innova en el sonido que ya conocemos de St. Vinvent, sí que nos da lo que queremos a quienes nos gusta tanto. De lo mejor de los últimos meses.

Dejar un comentario