Netflix y el universo Marvel (a propósito de Luke Cage)

Netflix y el universo Marvel (a propósito de Luke Cage)

Hoy Netflix, siguiendo su política habitual, lanza la temporada completa de Luke Cage, la tercera serie sobre superhéroes de Marvel que publica el canal. La colaboración entre Netflix y Marvel va a ir para largo. Hasta ahora teníamos dos temporadas de Daredevil y una de Jessica Jones, pero en el futuro -además de la que lanzan hoy- nos llegará Iron Fist, The Punisher y The Defenders -donde se juntarán los héroes de todas estas series-. Y eso que sepamos.

Lo cierto es que la apuesta por la calidad del canal online es incuestionable. El enfoque de estos superhéroes es de un perfil más bajo, más mundano, que el del resto de Marvel destinados a la gran pantalla. Aunque ambos universos permanecen relacionados manteniendo la conexión entre lo que vemos en las películas de cine y lo que nos muestra Netflix.

Las temporadas desarrollan las historias y los perfiles de los personajes con un ritmo pausado pero constante, un ritmo que no decae nunca. Lo cual choca con la vertiginosidad a la que estamos acostumbrados en las películas de Marvel -salvo las de Hulk, claro-. En las series de Netflix puedes profundizar en la psicología de los personajes, sus angustias y contradicciones, dejando a un lado los fuegos de artificios de los efectos especiales y los mamporros.

La primera serie de Marvel que publicó Netflix fue Daredevil. En su día empecé a verla con cierto escepticismo, pero no tardé en rendirme a lo que sin duda era una serie estupenda. Me sorprendió, como he dicho, el ritmo, que no era el que esperaba para una trama de superhéroes. Pero sobre todo la calidad de la producción, especialmente de la fotografía y el montaje, en algunos casos espectaculares.

También me gustó el hecho de que para mí la serie de Netflix revitalizó a Daredevil como superhéroe. Yo había leído el cómic alguna vez en mi juventud, pero la nefasta película que hicieron de él en 2003 con Ben Affleck como protagonista hizo que para mí muriera para siempre. ¿Y es que a quién se le ocurre poner a Ben Affleck de superhéroe? Pues hace poco lo volvieron a poner de Batman con resultados igual de catastróficos. En Hollywood están muy locos.

La otra serie publicada es la de Jessica Jones, una antiheroína que intenta dejar al margen sus poderes y pasar desapercibida. Aunque quizá la producción no tenga la misma calidad técnica que Daredevil, desde luego supone una vuelta de tuerca al enfoque de los superhéroes y deja meridianamente claro por dónde quiere ir Netflix. Una historia pausada, casi intimista, que me gustó mucho tanto por la trama como por la forma de abordarla.

Hay que destacar el papel protagonista de Krysten Ritter que lo hace estupendamente. La recordaréis de Breaking Bad en su fugaz rol de la novia de Jesse Pinkman. Por cierto, que Luke Cage -al igual que hizo antes The Punisher en Daredevil- es en Jessica Jones donde hace su primera aparición. Aquí vemos la intención de Netflix de interconectar todas las historias.

Luke Cage viene hoy a sumar a este universo en construcción. Un universo con muchas posibilidades. Si Luke Cage no defrauda, y espero que no, va a colocar a Netflix, y a sus series de Mavel, entre lo mejor de la oferta. Todo apunta a que seguirá la misma línea de Daredevil y Jessica Jones, lo que estaría muy bien.

En definitiva, me gusta el enfoque y la apuesta por la calidad de Netflix a la hora de crear sus series sobre el universo Marvel, no dejándose llevar por la comercialidad más accesible de los fuegos de artificio y apostando por un tono complejo y de largo desarrollo.

Esta forma de contar historias es la que me gusta. Son mucho más honestas y disfrutables que, por ejemplo, basuras pretenciosas como Mr. Robot.

Dejar un comentario