Narcos sin Pablo Escobar nunca será lo mismo

Narcos sin Pablo Escobar nunca será lo mismo

De la mucha producción propia de Netflix está claro que Narcos es sin duda la mejor serie que han realizado hasta la fecha -ya hablé de ella aquí-. Es su joya de la corona. Pues bien, el pasado viernes 1 de septiembre por fin llegó su tercera temporada y la que es la primera sin Pablo Escobar. ¿Mantendrá el nivel sin el personaje central y más carismático?

La respuesta es no. Es una pena, pero no cabe duda de que Narcos pega un bajón muy importante en su tercera temporada. No es que la serie esté mal hecha o no tenga casi todos los elementos de las dos primeras. Es que le falta algo. Le falta Escobar.

Esta nueva temporada de Narcos se centra en el cartel de Cali, quienes se hicieron con el control de la droga tras la caída del cartel de Medellín. Vemos de vuelta al agente de la DEA Javier Peña -interpretado por Pedro Pascal-, que regresa a Colombia para combatir a los cuatro capos y se enfrenta a policías y políticos corruptos comprados por el cartel.

Esta vez hay mucho de ficción en Narcos. Aunque en las temporadas anteriores también alteraron muchos hechos con fines dramáticos -lo cual es perfectamente comprensible-, no fue tanto como lo que ha ocurrido en esta tercera temporada. Por poner un solo ejemplo: el agente Peña nunca volvió a Colombia.

Esto se deja notar en la serie, en especial en algunos momentos. No hace falta ser un experto en los acontecimientos ocurridos en torno al cartel de Cali como para darse cuenta mientras se ve la tercera temporada de Narcos que algunas escenas carecen de credibilidad.

En general da la sensación de que la historia del cartel de Cali no da para tanto como la de Escobar y se ha estirado artificialmente para llenar una temporada y dotarla de un mayor dramatismo. Un intento legítimo, pero fallido.

No quiero decir con esto que la tercera temporada de Narcos no sea buena. Al contrario. Se ve con interés, tiene su justa dosis de tensión, drama y trama política, aunque no es nada que no hayamos visto antes. Su principal hándicap es estar a la sombra de las dos temporadas anteriores en torno a Pablo Escobar, con las que no resiste la comparación.

Narcos tendrá una cuarta temporada la cual presumiblemente se centrará esta vez en México. Si mantienen el nivel será tan interesante y recomendable como las demás. Pero reconozcámoslo: Narcos sin Pablo Escobar nunca será lo mismo.

Dejar un comentario