Interpretando madre!, la última paranoia de Darren Aronofsky

Interpretando madre!, la última paranoia de Darren Aronofsky

La presentación de madre!, la última película de Darren Aronofsky, desató en el pasado Festival de Venecia tanto aplausos como abucheos. Quizá más de estos últimos. Y las críticas que han venido después han seguido la misma tónica, divididas entre las que la ponen de obra maestra y las que la atacan con furor.

Y es que el visionado de madre! no puede dejar indiferente a nadie. Si conocéis el cine de Aronofsky no os pillará tan de sorpresa la ida de olla que es. Esta película se aleja de su filmografía reciente más normalita como la malísima Noé (2014), o las estupendas Cisne Negro (2010) y El Luchador (2008); acercándose más al su estilo inicial como el La Fuente de la Vida (2006), Réquiem Por Un Sueño (2000) y Pi, Fe En El Caos (1998) -de las cuales yo solo salvaría Réquiem Por Un Sueño-.

¿De qué va madre!? Una muy buena pregunta que no voy a responder para no hacer spoilers. O quizá porque no he entendido nada, como supongo que será la reacción inicial de la mayoría del público, por lo menos hasta que le dan una vuelta o la ven otra vez.

La clave para entender, y disfrutar, madre! es comprender que toda la película se trata de una alegoría. A partir de ahí todo es mucho más fácil de interpretar desde el momento en el que uno deja de tratar de darle una explicación literal a todo lo que está viendo.

Visualmente es excelente. Aronofsky despliega todo su saber para relatarnos la claustrofóbica historia de esta madre a la que la casa que está construyendo se le viene literalmente abajo. El director centra toda la atención en la madre, a la que sigue constantemente con la cámara en primer plano. Algo que me recuerda mucho a lo que ya hizo László Melis en la estupenda El Hijo de Saúl (2015).

En cualquier caso queda perfectamente claro que ella es la absoluta protagonista. La cuestión es quién es la madre -interpretada por Jennifer Lawrence- y a quién o qué representa. Y lo mismo puede decirse del resto de personajes: ¿qué pintan ahí? ¿quiénes son? ¿por qué aparecen? Intentaré dar alguna respuesta al final del post en la sección de spoilers.

Como he dicho todo se centra en el personaje de la madre. madre! es Jennifer Lawrence. Es la omnipresente protagonista, porque la película va sobre ella, no cabe duda. A pesar de eso no creo que Lawrence haga su mejor papel, la he visto en otros mejores. Cumple bien, sí, pero no es para Oscar. Algo que podría ser una opción dado que las dos horas de película giran, literalmente, en torno a ella.

A Jennifer Lawrence la acompañan unos cuantos actores y actrices de renombre, empezando por Javier Bardem. Nunca me ha parecido un gran actor, y aquí tampoco se luce especialmente, así que poco más que decir. Ed Harris y Michelle Pfeiffer sí que están mucho mejor -especialmente esta última-, pero es que no hay color en cuanto a su calidad como actores.

Sea como sea madre! es una experiencia cinematográfica como pocas podemos ver en las salas en los últimos tiempos. Yo la disfruté mucho y las dos horas que dura se me pasaron voladas. Os la recomiendo sin dudarlo.

Por cierto, ¿os habéis fijado de que madre! se escribe con la inicial en minúscula? ¿Esconde el film de Aronofsky un poco de misoginia? ¿O solo se limita a mostrar lo que hay? Dependerá de la interpretación que le demos. Os cuento más en los spoilers.

OJO: a partir de aquí SPOILERS. (Pincha para desplegar)

Lo cierto es que la alegoría que hace Darren Aronofsky en madre! es bastante burda. Por un lado tenemos el tema del proceso creativo. Aronofsky de una manera bastante autobiográfica vuelca en la película su experiencia vital como creador, su visión, sus dudas y su angustia.

La madre es la inspiración. Él es el poeta. El poeta para crear debe romper con sus creaciones pasadas, ya agotadas, para poder hacer algo nuevo. Entonces podrá unirse a la inspiración para dar a luz a su nueva creación. Sí, es una metáfora sexual de lo más sencilla.

La obra será compartida con el mundo que la devorará y la pervertirá. Una vez exprimida la inspiración hasta las cenizas el poeta solo puede empezar de cero buscando otro objeto de inspiración completamente nuevo que le pueda llevar a realizar otra creación.

Para mí esta es la base de madre! Pero claro, Aronofsky no podría quedarse solo en esto. Su pretenciosidad no se lo permitiría. Así que ni ancho ni perezoso también realiza un paralelismo entre la creación artística y La Creación, así, con mayúsculas.

Desde este punto de vista Él es Dios y la madre es la madre naturaleza. La madre hace crecer el mundo -la casa- de sus cenizas, pero Él introduce elementos extraños que la perturban -el ser humano-. Y a partir de aquí empieza el chorreo de referencias bíblicas y religiosas -muy Aronofsky todo-.

Ed Harris es Adán y Michelle Pfeiffer es Eva -vemos en un momento la herida en el costado de Harris de donde se ha sacado la costilla-. Los hijos de ellos son Cain y Abel, y la muerte de uno a manos del otro mancha de sangre para siempre la casa de la madre -la naturaleza- y abre las puertas del infierno.

Dios se recrea en su creación y se deja llevar por sus adoradores -no olvidemos la doble lectura con el proceso creativo artístico, el artista se cree Dios-. La consecuencias de todo esto se desmadran y traen fanatismo, violencia y muerte. La madre -naturaleza- asiste a estos acontecimientos que invaden su casa primero estupefacta y después horrorizada.

Para parar esto el poeta-Dios arrebata su obra-hijo de las manos de su inspiración-madre naturaleza para entregarlo en sacrificio. En una clara referencia a Jesús la gente come la carne del niño en un ritual. La madre naturaleza, al igual que la inspiración, queda consumida y todo vuelve a empezar.

Hay muchas referencia religiosas que no me cabe enumerar aquí, pero que están en la película. En cualquier caso a grandes rasgos de esto es de lo que va madre! Os parezca o no una alegoría burda y pretenciosa lo cierto es que se agradece poder ver en el cine de vez en cuando películas como esta.

 

Dejar un comentario