El Instante más Oscuro es Gary Oldman (Winston Churchill)

Se acercan los Premios de la Academia de Hollywood de este año y no me queda otra que ir escribiendo sobre las principales películas nominadas. Ya he hablado sobre algunas de ellas -podéis consultarlas aquí-, pero hoy le toca el turno a El Instante más Oscuro (Darkest Hour).

La película se trata de un biopic basado en hechos reales sobre las primeras semanas de Winston Churchill en el cargo de primer ministro británico en plena Segunda Guerra Mundial. Las dificultades a las que se enfrenta no son pocas: Hitler avanza implacable por una Europa que se derrumba mientras la situación de Gran Bretaña es cada vez más crítica.

Tengo que reconocer que me daba bastante pereza verla, y un poco me he obligado a hacerlo por su nominación en los Oscars en la candidatura de mejor película. Pero la verdad es que un personaje como Churchill, conservador y belicoso, no es santo de mi devoción. Y a priori todo apunta a que El Instante más Oscuro se iba a tratar de la típica hagiografía que resalta heroicamente una figura histórica perdonándole, u obviando, sus pecados a pesar de lo graves que estos sean.

Y la verdad es que sí que es un poco así. El oscuro papel que jugó en la Primera Guerra Mundial es cierto que se menciona, pero en ningún momento se profundiza en ello. También es verdad que se retrata a Churchill como un personaje alcohólico y cuestionable. Pero al final todo eso queda en un segundo plano para ensalzar la parte más mítica del personaje.

A pesar de todo eso -y quizá sea lo más peligroso- El Instante más Oscuro funciona muy bien. De hecho bastante mejor de lo que cabría esperar. Joe Wright, un director especializado en hacer correctas películas época, demuestra su experiencia en el género y un muy buen pulso a la hora de relatar una historia de intrigas políticas en el fondo bastante limitada.

Pero vayamos a lo que importa. El Instante más Oscuro es Gary Oldman. El actor se mete en la piel de Winston Churchill -y también debajo de varios kilos de maquillaje-, y realiza una actuación solo al alcance de los grandes. Ahora bien, como dirían en el programa de imitaciones Tu Cara Me Suena: lo hace muy bien, pero yo no veo a Churchill. Lo siento, pero es así. No lo veo.

Aunque al fin y al cabo la mejor o peor caracterización es lo de menos. Lo importante es si la actuación es auténtica y resulta creíble. En ese aspecto no cabe duda que el trabajo de Gary Oldman es estupendo. Sin él la película no pasaría de ser un rutinario biopic de sobremesa. La nominación en la candidatura al Oscar a mejor actor está más que merecida. Ya le toca, así que apuesto a que se lo darán.

El mundo de la guerra es un mundo de hombres. Para compensar eso en una película rodada en la actualidad se han incluido un par de papeles femeninos que se nota mucho que son de relleno. Por un lado Kristin Scott Thomas como Clemmie, la mujer de Churchill, y por otro a Lily James como Elizabeth Layton, su secretaria. Ambas están correctas, pero en sus roles no se pueden lucir y, como ya he dicho, toda la película gira en torno al personaje encarnado por Oldman. El resto es relleno.

El Instante más Oscuro cuenta con una buena fotografía y una buena ambientación. Técnicamente es más que correcta. Pero tampoco destaca.

Reconozcámoslo, uno va a ver la película para ver la interpretación de Oldman y, de paso, aprender un poco de historia anecdótica del Reino Unido y la Segunda Guerra Mundial. Y poco más. No se merece el Oscar a la mejor película ni en broma.

Como anécdota resulta que El Instante más Oscuro también trata el tema del rescate de Dunkerque, aunque desde otro punto de vista. Así que hay dos film candidatos al Oscar a la mejor película que tratan de lo mismo. Que cansinos.

El Instante más Oscuro
6.5 Puntuación total
Pros
- Gary Oldman
- Ritmo
Contras
- Muy complaciente
- Winston Churchill
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *