Halt And Catch Fire, una serie a tener en cuenta

El pasado mes de octubre finalizó la emisión de la cuarta y última temporada de la serie de la AMC Halt And Catch Fire. Se trata de una serie sobre los primeros tiempos de la popularización de la informática en la década de los 80 que ha pasado bastante desapercibida al gran público, a pesar de las buenas críticas que ha ido recabando.

Argumento

Halt And Catch Fire nos cuenta las peripecias de cuatro personajes principales a lo largo de más de una década en torno al cambiante mundo de los ordenadores y, posteriormente, de Internet. Nos relata por una parte las innovaciones técnicas de cada momento por medio de mostrarnos de forma muy bien documentada algunos de los hitos más significativos; así como también el lado oscuro de la competencia empresarial por ser los primeros, los engaños, las traiciones…Y de ahí pasamos a la segunda parte, que es de lo que principalmente habla Halt And Catch Fire: las relaciones personales entre los protagonistas.

Entre ellos tenemos a Joe MacMillan -Lee Pace-, quien interpreta al visionario empresarial creativo que, aunque casi sin conocimientos de informática, es el que motiva y tira de todos los demás. También está Gordon Clark -Scoot McNairy-, el técnico brillante que al final es el que hace el trabajo y quien en última instancia lleva a la práctica las ideas de Joe.

Completan el conjunto Cameron Howe -Mackenzie Davis- como la joven programadora genial, rebelde e indomable, que además mantiene una turbulenta relación con Joe. Y Donna Clark -Kerry Bishé-, experta ingeniera a la que le cuesta hacerse valer por se mujer en un mundo de hombres y esposa de Gordon.

Aunque claro que hay más personajes, lo cierto es que toda Halt And Catch Fire gira casi en exclusiva entorno a las relaciones laborales, personales y sentimentales de estos cuatro. Lo cual en cierta medida limita un poco a la serie que, llegado un momento, resulta repetitiva en cuanto a las idas y venidas sus protagonistas. Lo bueno es que es un acierto haberla cerrado en cuatro temporadas y no alargarla más de la cuenta.

Temporadas

La primera temporada es la más directa de todas en cuanto a contenido y esquema. Se trata de las peripecias para construir a principios de los 80 un ordenador compatible IBM, pero más potente y por menos precio que las del gigante de Armonk. Los roles están claros: el visionario Joe y el técnico currela Gordon son una referencia directa a Steve Jobs y a Steve Wozniak respectivamente -fundadores de Apple-. Esta temporada funciona gracias al interrogante de si serán capaces de conseguirlo o no.

En la segunda temporada son la mujeres las que adquieren el protagonismo, algo que se agradece y que le da un nuevo y fresco enfoque, y más vuelo a la serie. A partir de aquí vemos cómo las cuestiones del mundo de la informática, aunque siguen omnipresentes, lo hacen más desde una función contextual, y van perdiendo relevancia a favor de la trama más personal de los protagonistas. En este sentido Halt And Catch Fire empieza a parecerse a Mad Men, solo que en vez de tratarse del mundo de la publicidad en los años 50, lo hace de la informática en los 80.

Desde la tercera temporada hasta el final la cosa empieza a desinflarse. Al pasar los objetivos informático-empresariales a segundo plano la serie pierde tensión, y el desarrollo se centra en las situaciones de los personajes haciendo que el ritmo de los episodios se resienta y que cada vez resulten más lentos.

A esto contribuye el hecho de que más o menos el mismo esquema de ideas innovadoras adelantadas a su tiempo -algo fácil de atribuirles cuando se escribe el guion en el siglo XXI-, éxitos y fracasos se va repitiendo una y otra vez temporada tras temporada. Con lo cual acaba resultando previsible y tedioso. Eso sí, es de agradecer el guiño que los propios guionistas hacen a este hecho en el capítulo final de la cuarta temporada -y también de la serie- cuando hablan del proyecto Phoenix. Eso sí es de lo mejor.

Por último, la cuarta temporada -que ya se sabía la última- opta por un tono sentimentaloide y nostágico. Con algunos flashback al pasado para recordarnos el inicio de los protagonistas quieren mostrarnos el paso del tiempo, lo que fueron y lo que son ahora, y qué ha quedado de las expectativas que tenían en lo laboral, pero principalmente en lo personal. En definitiva, quieren cerrar la serie por la vía de la nostalgia y en cierta medida consiguen emocionar, sí; pero esa manipulación tan burda al espectador a mí me rechina y no me convence.

Interpretaciones

Lo mejor de Halt And Catch Fire son sin duda sus actores protagonistas. Lee Pace hace un gran trabajo como Joe -esa mímesis de Steve Jobs-, aunque a veces resulte un poco cargante, cosa que va en el personaje. Scoot McNairy en el papel de Gordon le da el contrapunto de manera excelente, y la evolución de su personaje es de lo mejor de la serie. A McNairy tuvimos también la oportunidad de verlo actuar en la excelente Godless.

Mackenzie Davis tiene un papel fundamental  y central como Cameron, pero en mi opinión no acaba de destacar. No es culpa suya, pero los guionistas al principio de la serie nos venden un personaje mucho más rebelde de lo que al final resulta ser. Por ejemplo, en el primer capítulo se la ve que no usa sujetador ni se depila las axilas, pero a partir del segundo o el tercero nunca más se supo de eso. Que un personaje evolucione, aunque sea para pasar por el aro, está bien; pero que cambie de un capítulo a otro ni motivo es una falta de coherencia y, en este caso, de valentía. Alguien les tuvo que decir que no se puede tener una protagonista que no se depile, y punto.

Para mí la mejor de todo el reparto de Halt And Catch Fire es sin duda y de lejos Kerry Bishé como Donna Clark, la esposa de Gordon. Ella, una profesional capacitada, intenta abrirse paso en un mundo de hombres, y lo va consiguiendo a duras penas y no sin pocos sacrificios y decisiones difíciles. Hay un punto feminista en la serie que se hace evidente en el discurso final que hace Donna en el último capítulo y que es muy de agradecer. La interpretación de Bishé es excelente y es una actriz a la que hay que seguirle la pista. La pudimos ver hace poco en la tercera temporada de Narcos.

Conclusión

Halt And Catch Fire es muy fiel y respetuosa con lo que era el mundo de la informática desde los 80 hasta mediados de los 90. Si bien tira de la tan de moda nostalgia ochentera como uno de sus puntos clave, lo hace con acierto, seriedad y nada de ñoñería -lo contrario a Stranger Things-. En ese aspecto es casi un documental muy interesante sobre los principales hitos, novedades y problemáticas, del mundo de la tecnología de esos años.

Por otro lado en el aspecto del desarrollo de las relaciones entre los personajes es más bien un poco un culebrón. Aunque tras cuatro temporadas y cuarenta capítulos es inevitable empatizar y encariñarse en mayor o menor medida con algunos de los personajes.

En cualquier caso es una buena serie que puede que sea una sorpresa para quienes no la conozcan. Si te interesa el mundo de la informática, o incluso si no, pero te va el rollo tipo Mad Men, quizá esta sea tu serie.

Halt And Catch Fire
6.5 Puntuación total
Pros
- Retrato de las tecnologías
- Personajes principales
- Punto feminista
Contras
- Situaciones repetitivas
- Ritmo de las últimas temporadas
- Algo sensiblera
Dirección
Guion
Arte
Actuaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *