Fargo III ni decepciona, ni emociona

Fargo III ni decepciona, ni emociona

Fargo -la serie de televisión- ha conseguido algo único, y es ser a lo largo de hasta ahora tres temporadas tan buena como Fargo -la película de los hermanos Coen-. En especial por la extraordinaria capacidad de mantener temporada tras temporada el característico y estrambótico espíritu del original.

Para mí ese es de lejos el gran logro de Fargo III -y por extensión de todas las temporadas-: el ser tan caótica, extraña, disparatada, violenta y divertida en su humor negro como el cine de los Coen. No es nada fácil mantener ese nivel en tres temporadas sin que se desmorone el andamiaje, sin que la serie acabe siendo una caricatura del original.

En este aspecto es sin duda un éxito, sin embargo a la hora de desarrollar la historia y de mantener el ritmo lo cierto es que Fargo III pincha de alguna manera. Y eso no es algo nuevo. Recordemos que tras una estupenda primera temporada, Fargo II fue una pequeña decepción.

Fargo III mejora con respecto a la anterior, pero no llega a alcanzar la excelencia de la temporada protagonizada por Martin Freeman y Billy Bob Thornton. En esta tercera entrega asistimos otra vez al universo “coeniano”, tal y como nos gusta, pero de alguna manera no consigue engancharnos. Y no sé muy bien por qué. Todos los elementos están ahí, pero no acaban de funcionar.

Lo mejor de Fargo III es el casting de actores y actrices, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados en esta serie. De entre todos destaca Ewan McGregor, no porque haga un gran trabajo -no es de las mejores actuaciones de su carrera-, sino porque hace un doble papel interpretando a la vez a dos hermanos. La caracterización es excelente sobre todo cuando hace de Ray, el hermano perdedor.

Sin embargo la mejor actuación es de lejos la de Carrie Coon, que es lo más interesante de esta temporada. Coon es una actriz con poca filmografía, pero que ha demostrado su calidad en todos los papeles en los que la he visto. La recordaréis como hermana de Ben Affleck en Perdida (2014) o en su papel en otra serie del momento como es The Leftovers. A ver si dejan de darle papeles secundarios y puede lucirse en algún papel protagonista como creo que se merece.

También sale bien parada Mary Elizabeth Winstead, una actriz en a la que hemos visto en varios papeles secundarios y que yo recuerdo especialmente como Ramona en Scott Pilgrim Contra el Mundo (2010).

Si os gustaron las dos entregas anteriores de Fargo, así como la película y el universo de los hermanos Coen, esta tercera temporada no os va a decepcionar, pero tampoco os va a emocionar.

Dejar un comentario