Déjame Salir: cine de terror con tintes sociales

Déjame Salir: cine de terror con tintes sociales

Déjame Salir dirigida por Jordan Peele viene precedida por excelentes críticas. Se trata de una cinta de intriga o terror que se sale del típico esquema de este género tan manido. La razón es el que el tema principal que trata la película es el del racismo.

Déjame Salir parte de una joven pareja interracial -ella blanca, él negro- que va de viaje a visitar a los padres de ella. Será la primera vez Chris conozca a la familia Armitage, los cuales desconocen que no es tan blanco como ellos. Pero no pasa nada, puesto que se trata de una familia “moderna” y, como es de esperar, lo reciben con los brazos abiertos.

Sin embargo las cosas no son lo que parecen, y poco a poco irán ocurriendo sucesos extraños que alertarán, tanto al protagonista como a los espectadores, de que ahí hay algo raro. Hasta aquí el esperable esquema de una película de terror.

Pero lo realmente interesante de Déjame Salir es como el director y guionista Jordan Peele desarrolla el argumento, y en especial cómo juega con nosotros al respecto del tema del racismo. Peele, de forma muy inteligente, insinúa más que muestra en este sentido, y al final acabamos siendo nosotros quienes ponemos nuestros prejuicios de por medio para sacar las conclusiones.

Por lo demás, el esquema del guion es el clásico de las películas de terror -aunque Déjame Salir es más un thriller que otra cosa-. En algunos aspectos es bastante previsible y los actores y actrices no destacan especialmente. Eso sí, se agradece, y mucho, el toque de humor que aporta el personaje de Rod Williams encarnado por el cómico LilRel Howery. De lo mejor de la película.

Déjame Salir es original, está bien llevada y bien concluida -algo poco habitual en este tipo de cine-. Se deja ver con interés, aunque más allá de eso tampoco podemos decir que estamos ante una gran película más allá de una más que digna obra de género.

Para ver cine de temática racista norteamericana yo prefiero películas como esta antes que obviedades como 12 Años de Esclavitud (2013).

Dejar un comentario