Crítica de “Elle”, Paul Verhoeven en plena forma

Elle” es la última película del neerlandés Paul Verhoeven que podemos ver actualmente en los cines. Está protagonizada por la siempre estupenda Isabelle Huppert, a la que seguramente conoceréis por “La Pianista” (Michael Haneke, 2001). Además Huppert hace actualmente doblete en la cartelera con la película “El Porvenir” (Mia Hansen-Løve, 2016). De ambas películas ya hice un adelanto en mi post “12 películas que vienen en otoño de 2016“.

Verhoeven es capaz de lo mejor y de lo peor. Su paso por Hollywood nos dejó clásicos del cine comercial como “Desafío Total” (1990) o “Instinto Básico” (1991), pero también desastres como “Showgirls” (1995) o “Starship Troopers” (1997). A “Robocop” (1987) no sé cómo calificarla, porque aunque me gustó de niño no creo que ahora resistiera un revisionado sin parecer ridícula.

Una vez alejado de Hollywood parece que Paul Verhoeven está intentado redimirse. Ya dio señales de estar en buena forma con “El Libro Negro” (2006), que reconozco que me encantó. Se trata de una película que huele a cine clásico por todos costados y que resulta la mar de disfrutable. Os la recomiendo.

Ahora con “Elle” se confirma la buena racha del director, ya que nos presenta una cinta original, retorcida, transgresora, sorprendente y divertida. En definitiva: brillante.

“Elle” tiene como protagonista a Michèle (Isabelle Huppert), una empresaria de éxito con una personalidad bastante excéntrica marcada por su tormentoso pasado. La película parte del hecho -no desvelo nada- de que Michèle sufre una agresión sexual en su propio domicilio a manos de un desconocido. El cómo la protagonista afronta este hecho y cómo afecta a su vida y a sus relaciones es de lo que va “Elle”.

Aunque hay un amplio elenco de actores y actrices secundarios, la protagonista absoluta es Isabelle Huppert. He leído que para hacer el casting le ofrecieron el papel principal a varias estrellas y todas lo rechazaron por no gustarles el rol que el personaje ocupaba en el guion. Vamos que no estaban dispuestas a hacer de Michèle. Ellas se lo pierden.

A mí, una vez vista la película, no se me ocurre que pudiera existir mejor elección que Huppert. El personaje le va como un guante y se come la pantalla de forma abrumadora. Además, en cierta manera -y esto que digo ya sé que está un poco cogido con pinzas-, el personaje de “Elle” tiene algunas similitudes con el que ella misma interpretó en “La Pianista”.

“Elle” es arriesgada y deliberadamente provocadora. Verhoeven propone situaciones que van a descolocar a más de uno o de una. Pero lo que más me ha gustado de la película es lo divertida que es. “Elle” hace gala a lo largo de todo el metraje de un sentido del humor tan negro como impúdico. Que nadie se equivoque, estamos ante una comedia. Negra como el carbón, pero comedia al fin y al cabo. Eso sí, equilibrada con ciertas dosis de suspense y tan llena de detalles y posibles lecturas que pide a gritos una segunda -y quizá tercera- revisión.

La única pega que se le puede encontrar a “Elle” quizá sera su larga duración de más de dos horas. Pero yo afirmo que no le sobra ni un plano ni una escena y que está perfecta como está.

“Elle” es mi recomendación indiscutible de la semana, aunque solo sea por disfrutar de Isabelle Huppert haciendo un papelón o por darle una merecida oportunidad a Verhoeven en esta nueva etapa de su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *