Crítica de Moth, el nuevo disco de Chairlift

Chairlift ha lanzado este mes de enero su tercer disco de estudio Moth tras aquel estupendo Something de 2012. La verdad es que no se dan mucha prisa en publicar álbumes, de momento van a uno cada cuatro años.

Ya en octubre nos adelantaron el vídeo -con el que ilustro este post- de su primer single: Ch-Ching. Como podréis comprobar con apenas un par de escuchas estamos hablando de un temazo indiscutible. En noviembre lanzaron también otro vídeo del siguiente tema: Romeo. Otra gran canción que demuestra que el grupo está en plena forma.

Con la salida de Moth en enero podemos comprobar que la calidad mostrada en Something permanece intacta. Algo continuista en el estilo con este último, Moth evoluciona a hacia un sonido synthpop más elaborado. Y, sobre todo, destaca la voz de Caroline Polachek, que aquí canta mejor que nunca.

La primera mitad de Moth es excelente. Desde Look up, el tema que abre el álbum, hasta Moth to the Flame, que da título al disco. En esta primera parte también Crying in Public, otro temazo indiscutible y que me encanta.

Sin embargo las últimas canciones de Moth comienzan a flojear, no siendo tan, digamos, contundentes, tan sólidas, como las primeras, o como todo el anterior álbum Something. Moth es un muy buen disco, pero no es perfecto.

De hecho tras cuatro años esperaba algo más, y Moth está un peldaño por debajo de Something, que es una maravilla. En cualquier caso os lo recomiendo encarecidamente. Me encanta Chairlift y ojalá fueran más prolíficos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *