11.22.63: Una adaptación de Stephen King que no es un desastre, sino todo lo contrario

11.22.63: Una adaptación de Stephen King que no es un desastre, sino todo lo contrario

El 2017 es el año de las adaptaciones de Stephen King. Ya he hablado aquí de varias de ellas que han llegado estos últimos meses como la serie La Niebla o las películas IT y La Torre Oscura. Hoy toca hablar de una de las que primero se emitieron este año y que tenía pendiente: 11.22.63.

Se trata de una miniserie de la cadena Hulu que adapta el libro de King del mismo título. Si las cifras os suenan a chino os lo explico: se trata de la fecha del 22 de noviembre de 1963, el día en que asesinaron a John F. Kennedy. La historia que nos cuenta es la de Jake Epping -James Franco-, un profesor de literatura que por cosas de la vida puede viajar en el tiempo para intentar evitar el asesinato del presidente.

El principal atractivo de la premisa fantástica es que nos permite viajar a los años sesenta en Estados Unidos y poder seguir de cerca los acontecimientos previos al asesinato de Kennedy y, de alguna manera, conocer la figura de Lee Harvey Oswald. Todo siempre desde la ficción, cosa que no se puede olvidar.

Pero 11.22.63 va más allá de eso y también nos narra el viaje del profesor Epping desde la soledad hasta encontrar el amor, con los consiguientes dilemas y sacrificios que le supondrá, todo en medio de su intención de impedir el magnicidio.

Llegados a este punto tengo que decir que es la mejor adaptación de un libro de Stephen King que he visto este año. La clave está en que, en los aspectos esenciales, es bastante fiel al libro. No se ha cometido aquí el error que cometieron en las series de La Cúpula o La Niebla de coger solo la premisa para luego estirarla con nuevas tramas inventadas por guionistas que no están, ni de lejos, a la altura de King.

11.22.63 es una miniserie de ocho capítulos que se ciñe en contarnos una historia, sin alargarla de más ni inventarse nada nuevo, y esa es su mayor virtud.

No vamos a encontrar aquí una fotografía que destaque o una dirección arriesgada. Pero casi mejor, porque a veces los fuegos de artificio visuales lo que hacen es que te sacan de la historia para que te fijes solo en la forma. La dirección clásica de 11.22.63 ayuda a sumergirte en la trama y además va muy bien con la época que retrata.

El punto fuerte está en la escenografía y la ambientación. Hay un importante despliegue volcado en retratar la Texas de los años 60, los coches, el vestuario, etcétera. Está todo muy conseguido, sin duda gran parte del presupuesto lo han destinado a eso.

Aunque la serie me ha causado una muy buena impresión también tengo que decir que no es perfecta. El principal problema que tiene es que quizá se resulta algo superficial con respecto al libro. La obra de King va mucho más allá en cuanto a los detalles en torno al asesinato de Kennedy y también profundiza más en los personajes. Igual habría sido mejor hacer un par de capítulos más para poder desarrollar mejor estos aspectos.

Dicho lo cual he de reconocer -y quienes me leeis lo sabéis- que yo soy de los que piensa que muchas veces menos es más. Y 11.22.63 funciona con un ritmo bastante bueno, así que no le voy a sacar más pegas. Está bien como está.

James Franco es el protagonista absoluto en el papel del profesor Jake Epping. Hace un buen trabajo llevando sobre sus hombros casi todo el peso de la serie. Le acompañan un grupo de secundarios que están a la altura como Sarah Gadon en el papel de Sadie Dunhill, George MacKay en el de Bill Turcotte, Chris Cooper en el de Al Templeton, y destaca Daniel Webber en el deLee Harvey Oswald.

Esta producción de J.J. AbramsPerdidos, The Leftovers– y también del propio Stephen King como productor ejecutivo me ha caído en gracia y os la recomiendo encarecidamente. No es fácil encontrarse una adaptación de un libro de King que no sea un desastre, y esta es todo lo contrario a eso.

Dejar un comentario